19 sep, 2017
Text Size
English (United Kingdom)Español (spanish formal Internacional)

El Derecho Internacional

Si bien se ha visto complicado por actores internacionales y una serie de cuestiones adicionales, el conflicto del Sáhara Occidental es relativamente claro en términos de normas y legalidad  internacional. En 1960, la Asamblea General de Naciones Unidas [AG] aprobó la Resolución 1514 (XV), la Declaración Sobre la Concesión de la Independencia a Países y Pueblos Coloniales.Según la Res. 1514, "Medidas inmediatas deberán tomarse, en los Territorios bajo fideicomiso y los Territorios No Autónomos y todos los demás territorios que no han logrado aún su independencia, para transferir todos los poderes a los pueblos de esos territorios, sin condiciones ni reservas, en conformidad con su voluntad y deseo libremente expresados... con el fin de permitirles gozar de total independencia y libertad. "

Según la Resolución 1541 (XV) de la AG – también aprobada en 1960 – las potencias colonizadoras se les instruyó permitir la soberanía en sus colonias ya sea mediante la creación de un estado independiente, autonomía bajo un estado independiente ya existente o la plena integración con otro estado, de acuerdo a la voluntad de la población colonizada. En 1963, el Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas declaró el Sáhara Occidental como un territorio no autónomo, por lo cual las disposiciones de las Resoluciones 1514 (XV) y 1541 (XV) aplicaban a la descolonización del protectorado africano de España.

"... para transferir todos los poderes a los pueblos de esos territorios, sin condiciones ni reservas, de acuerdo con su voluntad y deseo libremente expresados, sin distinción alguna por motivos de raza, credo o color, con el fin de permitirles gozar de total independencia y libertad. "
- Resolución 1514 (XV) de la Asamblea General de la ONU

En 1966, la Asamblea General pidió a España que organizara un referéndum para el pueblo saharaui que incluyera las tres opciones para el autogobierno contenidas en la Resolución 1541 (XV): la autonomía, la integración y la independencia. La ONU hizo la misma solicitud cada año hasta 1973, sin ninguna acción concreta por parte de los españoles.

En octubre de 1975, el caso del Sáhara Occidental fue presentado a la Corte Internacional de Justicia [CIJ] para una opinión consultiva sobre su situación y las reivindicaciones marroquíes de soberanía sobre el territorio. La Corte determinó que "los materiales y la información presentados no establecen ningún vínculo de soberanía territorial entre el territorio del Sáhara Occidental y el Reino de Marruecos o la entidad mauritana. Por lo tanto el Tribunal no ha encontrado vínculos jurídicos de tal naturaleza que pueda afectar a la aplicación de la Resolución 1514 (XV) de la Asamblea General en la descolonización del Sáhara Occidental y, en particular, del principio de la autodeterminación mediante la expresión libre y auténtica de la voluntad de los pueblos del Territorio." A pesar de esta conclusión clara, los marroquíes y mauritanos continuaron reclamando la soberanía sobre el Sáhara Occidental.

Al mes siguiente, España entabló negociaciones con Mauritania y Marruecos, el último de los cuales ya había enviado a cientos de miles de marroquíes hacia el Sáhara Occidental durante la Marcha Verde. Los tres países firmaron los Acuerdos de Madrid, creando un gobierno provisional del Sáhara Occidental dirigido por Marruecos, Mauritania y el Yema'a saharaui, que había sido creado por España una década antes para legitimar a su control colonial. A pesar del acuerdo de gobierno compartido con los saharauis, Marruecos y Mauritania enviaron tropas hacia el territorio y lo dividieron en dos regiones bajo su control directo, efectivamente marginando a los saharauis en su propia tierra.

España, inmerso en el desorden político resultante de la muerte de el General Francisco Franco en Noviembre de 1975, se retiró del Sáhara Occidental, efectivamente abandonando todas sus obligaciones legales en su antigua colonia. De acuerdo con el Artículo 73 de la Carta de la ONU, "Los miembros de las Naciones Unidas que tengan o asuman la responsabilidad de administrar territorios cuyos pueblos no hayan alcanzado todavía la plenitud del gobierno propio reconocen el principio de que los intereses de los habitantes de estos territorios son de suma importancia, y aceptan como un encargo sagrado la obligación de promover al máximo, dentro del sistema de la paz y la seguridad internacionales establecido por esta Carta, el bienestar de los habitantes de estos territorios. "

Asi como la Asamblea General de la ONU nunca ha dado la autorización a España a renunciar a sus funciones en relación con los saharauis – y no reconoció a los Acuerdos de Madrid como un tratado legítimo – España técnicamente sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental. Mientras que Marruecos ejerce el control de facto sobre gran parte del territorio y al mismo tiempo la MINURSO asumió la responsabilidad de organizar el referéndum – aunque sin éxito – es España quien en última instancia es responsable por la autodeterminación del Sáhara Occidental, de acuerdo a los principios de las Naciones Unidas.

Por lo tanto, en virtud del derecho internacional, a los saharauis del Sáhara Occidental se les debe permitir ejercer su derecho a la autodeterminación a través de un referéndum democrático, que técnicamente debe ser organizado por España. Por desgracia, como suele ser el caso, la geopolítica y las ambiciones territoriales han ensombrecido las normas internacionales de derechos humanos, derechos políticos y la autodeterminación.


Las Leyes y Normas Regionales

Las normas regionales también son aplicables en el caso del Sáhara Occidental, sobre todo con la Unión Africana [UA], de la cual la RASD es miembro fundador. A través de la UA y su organización predecesora, la comunidad Africana acordó que para evitar conflictos futuros, las fronteras trazadas arbitrariamente por los colonizadores europeos en los siglos 19 y 20 serían respetadas como las fronteras de los estados actuales. De acuerdo a la Resolución AHG/RES.16 [1964] aprobada por la Organización de Unidad Africana (OUA), "[L]a Asamblea ... declaró solemnemente que todos los Estados miembros se comprometen a respetar las fronteras existentes en su empeño por lograr la independencia nacional." Marruecos fue uno de los miembros fundadores de la OUA y se mantuvo activo en la organización hasta 1982, cuando la OUA reconoció a la RASD como un gobierno soberano. Dos años más tarde, Marruecos se retiró oficialmente.

LMás tarde, la Unión Africana (UA) incluyó el mismo concepto en su Acta Constitutiva, el Artículo 4 (b) el cual establece que la Unión Africana velará por el “respeto de las fronteras existentes en el logro de la independencia." Tras su independencia en 1956, las fronteras de Marruecos no incluyeron al Sáhara Occidental, el cual permaneció bajo el dominio Español durante dos décadas más. En la actualidad, Marruecos es el único país africano que voluntariamente se niega ser miembro de la Unión Africana. Si bien las disposiciones de la Unión Africana técnicamente no se aplican a Marruecos, el respeto de las fronteras coloniales es un principio en todo el continente que tiene por objetivo reducir la cantidad de guerras intra e interestatales en África. Como miembros fundadores de la Unión Africana, los saharauis sostienen que el respeto de las fronteras coloniales es una prueba más de su derecho a la soberanía y la libertad.